¿Es Canadá el sitio perfecto para emprender un proyecto de estudios?.

La respuesta a esta pregunta podría sustentarse en la calidad excepcional del sistema educativo canadiense, sus precios competitivos en comparación con los de países desarrollados cercanos como los Estados Unidos, el prestigio internacional de sus centros de estudios y su alto sentido de acogida para estudiantes de cualquier parte del globo. La respuesta sería por lo tanto un categórico “Sí”, pero ¿Cuáles son las ventajas a nivel migratorio?.

Estudiar en Canadá un diploma de estudios con un mínimo de horas preestablecidas, un estudio universitario de pregrado o de postgrado, conlleva a innumerables beneficios en materia de inmigración: podrás trabajar tiempo parcial durante tus estudios y tiempo completo en periodo de vacaciones. Adicionalmente, al finalizar tus estudios podrás aplicar (después de ciertas condiciones) a un permiso de trabajo post-diploma por una duración igual al tiempo de estudios, no pudiendo ser mayor a 3 años. A partir de este momento conseguir un empleo de tiempo completo no tendrá ningún tipo de restricción y cuando logres cumplir 1 año de trabajo serás enteramente elegible para aplicar a la residencia permanente.

Pero ¿existe algún obstáculo al optar por esta alternativa?. Decidir emprender el camino de los estudios para obtener posteriormente la residencia permanente es una elección costosa; dependerá enteramente del candidato y su disposición para empezar un trámite de este tipo.

Si usted está considerando iniciar un proceso de inmigración a Canadá como estudiante o si ya se encuentra en trámites, puede solicitar una consulta con nosotros aquí.