Iniciar un proceso migratorio hacia cualquier país del globo, representa un proceso lleno de numerosas actividades que involucran labores de preparación, entre ellas: lectura y comprensión de los procedimientos en materia de inmigración aplicables al país de destino, una documentación profunda de las características de la nueva sociedad de acogida (costos de alojamiento, nivel cultural, costumbres, tradiciones, etc), perspectivas laborales de mi dominio profesional, establecimiento para la familia, entre otras. Pero tal vez el punto de partida lo enmarca el determinar qué tan atractivo es mi perfil profesional y personal para el país de destino. En el caso de Canadá, este aspecto constituye el pilar de un proceso migratorio debido a que el candidato debe, antes que nada, conocer el puntaje asociado a su perfil para determinar en cuál de los diferentes programas de inmigración ofertados encaja. Esta calificación se da a través de un análisis de categorización de criterios preestablecidos, tales como: el nivel de estudios, la experiencia laboral, nivel de idiomas (inglés y/o francés), la edad, estado civil, y algunos otros factores.

Realizado esto, el candidato podrá estar ubicado contextualmente y sabrá de qué forma puede iniciar un proceso migratorio a Canadá y en qué categoría se ubica de acuerdo a su perfil profesional y personal. De igual manera, si el puntaje efectuado no alcanza la cota mínima requerida, se pueden establecer estrategias que permitan subir el puntaje y alcanzar el nivel requerido por las autoridades de inmigración canadienses. Dependerá por supuesto, de la implementación de una estrategia eficaz y de un plan bien estructurado para la consecución de dicho objetivo.

Si usted está considerando iniciar un proceso de inmigración a Canadá y tiene dudas de cómo realizar un análisis de categorización aplicable a su caso, o si ya se encuentra en trámites, puede solicitar una consulta con nosotros aquí.